Microfinancieras apoyan el endeudamiento

La entrada desmedida de competidores en el mercado de las microfinanzas, principalmente en el otorgamiento de créditos comunales, grupales o solidarios, está generando un serio problema de sobreendeudamiento en este sector, pues hay entidades que otorgan préstamos a diestra y a siniestra sin importar que los clientes ya tengan otras deudas.

SobreendeudamientoAntonio Orozco Ramos, director general de la sociedad financiera popular (SOFIPOS) Finamigo, refiere: “Están entrando muchos competidores en el mercado, a los que sólo les interesa colocar. Entonces, (en el caso de) clientes que ya tenían tres o cuatro años trabajando con nosotros, de repente vuelves a consultar su y traen siete, ocho créditos adicionales, están totalmente sobreendeudados y eso es algo muy peligroso”.

En entrevista, indica que esta problemática se da principalmente en el Estado de México e Hidalgo, y lo generan entidades financieras de todo tipo.

Menciona un ejemplo: “(Respecto de) los clientes que hemos detectado, les dimos crédito a un grupo de cuatro personas por 20,000 pesos, porque además, conforme a su capacidad de análisis, era lo que podían pagar, 5,000 pesos por persona, y llegó otra institución y les dio 110,000 pesos. El problema es que la gente se queda ahí con un problema fuerte”.

En los créditos grupales –que en mayor proporción se dan en zonas marginadas-, la institución financiera le presta cierta cantidad de dinero a cada integrante y éste tiene la obligación de realizar sus pagos principalmente de forma semanal. En caso de que alguno no pueda o no pague su cuota respectiva, el resto del grupo debe hacerlo.

El directivo de Finamigo destaca que se trata de una situación ya preocupante e incluso hace la analogía con lo que pasó con la crisis subprime de Estados Unidos. “Bajos ingresos y créditos fáciles más allá de la capacidad de pago. Ése es el problema”.

Ante esta situación, Orozco asegura que el año pasado Finamigo se vio en la necesidad de no renovar cerca de 7,000 créditos a clientes que ya traían un sobreendeudamiento, lo que le restó ingresos por cerca de 60 millones de pesos. “Porque nosotros tenemos una filosofía de ayudar a la gente, y aun cuando a nosotros nos pagaba bien, no le vamos a hacer un mal. Preferimos decirle: mira, disminuye tu sobreendeudamiento con otras entidades, y te volvemos a dar crédito, buscamos que realmente se impulse a la gente y no nada más se le esté ahorcando”.

Destaca que el sobreendeudamiento en los créditos grupales es ya tan preocupante que en un Foro Internacional de Bancos Comunales, celebrado el año pasado en México, se hizo especial énfasis en el tema: “Entonces, ya no lo dice nada más Finamigo, se está viendo un problema de banca comunal fuerte y el problema es la base de la pirámide. Se va a hacer una burbuja, y al rato, cuidado”.

En el caso de Finamigo, afirma que derivado de esta situación, la SOFIPO desde finales del 2011 ha dado un giro drástico en la metodología de sus créditos, a grado tal que hoy día sólo 30% de sus financiamientos es grupal y 70% son es individual.

Es precisamente esta situación la que motivó que Finamigo registrara un crecimiento moderado en el otorgamiento de crédito en el 2012 de sólo 5% respecto del 2011, aunque su Director General confía en que en el 2013 repunte hasta 30%, ahora que ya han redefinido su metodología.

En donde esta SOFIPO –que es de las más importantes del país- sí registró importantes crecimientos fue en ahorro con 40%; en remesas, con 150%, y en otros servicios, arriba de 400 por ciento.

 

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Eventos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*